Blog RoberesGems>Viajes y Ferias>Postcard desde Shanghai

Postcard desde Shanghai

Postcard desde Shanghai

LAS PERLAS. Shanghai 23 agosto 2012.

Hoy he quedado con otro proveedor de perlas y piedras semipreciosas. 

Como ya he indicado anteriormente hay dos tipos de perlas cultivadas, las de agua dulce y salada. 

China comercializa en su mayoría las perlas de agua dulce. Provienen de un molusco que puede producir tres o cuatro perlas simultáneamente. Y las encontramos en tres colores naturales, blanca, rosa y crema. Las perlas grises son raras incluso entre las perlas naturales.

El calibre de estas  perlas es entre 1,5mm y 15mm de diámetro.

Las perlas procedentes del Mar del Sur, concretamente de Australia e Indonesia, tienen una limitada producción, con lo que se han convertido en extremadamente raras y apreciadas. Son cultivadas en agua salada. Las de Indonesia suelen tener un diámetro entre 8 y 16mm. Las australianas pueden medir hasta 27mm.

Japón también cultiva perlas de agua salada y son bastantes apreciadas. Proceden de la ostra Akoya. Su calibre está entre 4 y 9mm de color rosado y blanco.

Otra perla procedente del Mar del Sur es la perla negra de Tahiti. Se cultiva en los lagoons de la Polinesia Francesa. Y en ella se aprecian reflejos en tonos  verdes, magentas, dorados e incluso azules. Cuenta con un diámetro de 8 a 14mm, excepcionalmente encontramos perlas de 18mm siendo las más raras y todo un tesoro para quien puede adquirirlas. El arte por Naturaleza. Cuando llegue a Tahiti iré al mercado de la perla, en Papeete, para admirar algunos ejemplares. 

Llevo hablando varios renglones atrás de las perlas y no he contando lo fundamental, cómo se forman. Las perlas auténticas se crean dentro de un molusco perlero, un ser vivo, por eso son gemas orgánicas. Todo comienza como consecuencia de un accidente, al depositarse un elemento extraño, como un grano de arena o un trocito de alga, dentro de la ostra. Ésta para protegerse, al no poder expulsarla, empieza a segregar una substancia cristalina y dura, el nácar, con la que lo cubre. Y seguirá segregando nácar y cubriendo el cuerpo extraño, capa a capa hasta dejarlo encerrado en esta prisión nacarada. Con el paso del tiempo, unos años, este proceso da como resultado una fabulosa perla, con lustre y fino brillo.

El nácar no es sólo un calmante para la ostra sino que, está formada por cristales alineados perfectamente y al incidir la luz en él, la refleja devolviéndola en un arco iridiscente.

Este hecho que se da en la Naturaleza de forma fortuita y que hace nacer perlas naturales, en las cultivadas ocurre lo mismo, el “accidente”  lo provoca el hombre, depositando un trocito de concha en el cuerpo de la ostra. Además, sigue el proceso de crecimiento, acondicionando la temperatura del agua, corrientes, etc, para crear un buen entorno. El desarrollo de las perlas de cultivo se da en “las granjas” perleras, localizadas, bien en agua dulce o en agua salada.

La variedad de perlas, depende proporcionalmente al tipo de ostra madre que se utilice, el enclave donde se desarrollen y tipo de cultivo.

El tiempo de cultivo también varía, para las perlas de agua dulce es entre 3 y 8 años. En cambio para la perla negra de Tahiti, el tiempo oscila entre 2 y 3 años.

Cada perla está formada por un ser vivo y cada una de ellas, es única. Por eso la clasificación que se hace, es de forma generalizada. tipo de perla, tamaño, forma y color. Por supuesto también se tiene a bien, el brillo y lustre. Al ser una gema orgánica puede presentar en la superficie algunas imperfecciones que también cuentan para restar o sumar, en  su valoración.

Para un neófito el saber distinguir una perla auténtica de otra que es sintética, puede no ser fácil. Un truco es fijarse en su apariencia, la auténtica es arenosa y al tacto, se siente fría.

En la página web encontraréis algunos consejos para cuidar vuestras joyas y prolongarlas en el tiempo. Os recuerdo que, con las perlas pasa lo mismo, lo ideal para preservarlas es guardarlas en bolsitas independientes y no usar perfume o cremas directamente sobre ellas. También es interesante limpiarlas con un paño o pañuelo, periódicamente.

Cuando visite Tahiti retomaré el tema de las perlas y os hablaré de los tipos que hay según su forma, colores y lustre.

En China ya he terminado mi periplo y mi próxima postal será desde Australia. Un paraíso.

Producto añadido con éxito a tu cesta de la compra
Cantidad:
Total:
Hay [ 1 ] [ 0 / 1 ] artículos en su carrito. Hay 1 artículo en su carrito.
Total productos: (impuestos incluidos.
Envío total: (impuestos incluidos. Estar determinado
Impuesto: 0,00 €
Total: (impuestos incluidos.
Seguir comprando Pasar por la caja